Tres alumnas de 3° año B de la Escuela Pública Número 74 Profesor Walter Heinze de Crespo, departamento Paraná, quedaron entre los cinco grupos finalistas de la categoría CA de la Olimpiada de Historia de la República Argentina organizada por la Universidad Nacional del Litoral -UNL-.

Ariadna Migueles, Iris Sandillú y Cintia Lechwidtan superaron las diversas instancias de la competencia y su trabajo de investigación histórica titulado "Acá no hay patrón: hay lucha colectiva. La primera fábrica recuperada del país" fue elegido junto a otros cuatro para la final, que se desarrollará en Santa Fe.

"Solo se eligieron cinco trabajos de todo el país, de entre miles de escuelas que participaron, de distintos lugares de la Argentina", contó la profesora de historia asesora, Julieta Schenfeld, en diálogo con AHORA.

"El eje que nos propusieron los organizadores era 'el mundo del trabajo'. Por eso, nutriéndonos un poco de las noticias provinciales, vimos la situación que atravesaba la exfábrica Coceramic de Paraná y decidimos que el trabajo versara en torno a esa situación", indicó la docente.

El título del trabajo es "Acá no hay patrón: hay lucha colectiva. La primera fábrica recuperada del país", porque "Coceramic es justamente la primera fábrica recuperada en 1992", señaló.

Para llevar adelante el trabajo, "fuimos hasta Paraná, a las viejas instalaciones de la fábrica, entrevistamos a los desocupados y a partir de allí cumplimos con el resto de los pasos de la investigación", explicó.

"El 13 y 14 de noviembre, las tres estudiantes van a defender oralmente el trabajo en la instancia final que se realizará en Santa Fe. Allí, de los cinco finalistas se elige a un ganador", detalló. Además de las entrerrianas, en su misma categoría hay representantes de Córdoba, La Pampa, Salta y Mendoza.

"Es un orgullo"

"No es fácil hacer un trabajo de investigación histórica, porque para hacerlo es necesario tener cierta formación. Yo particularmente investigo historia, entonces pude acercarme a ellas desde ese lugar", reflexionó Schenfeld.

"Al principio fue todo un desafío, pero fuimos haciendo el trabajo a lo largo de varios meses. Yo las fui preparando e incentivando y hoy las chicas están más que motivadas e interesadas en la historia. Ya encuentran en la disciplina una posible pasión; les ha cambiado la perspectiva", expresó la docente.

"Es un orgullo que alumnas de una escuela pública lleguen a una instancia como esta, más aún considerando que solo eligieron cinco finalistas entre miles de participantes. Estamos más que contentos", concluyó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate