"Somos lo que comemos desde niños, por lo que desde niños tenemos que cuidar nuestro organismo", manifestó la licenciada en Nutrición Natalia Cian en diálogo con AHORA. En esa línea, sostuvo que con pequeños cambios en nuestra alimentación podemos lograr un día completo a nivel nutritivo.

"Es importante que la mayoría de los días de la semana uno pueda consumir algo que aporte nivel calórico y también nutrientes, es decir, que no aporte calorías vacías como se hace la mayoría de las golosinas. Además, que sea bajo en grasas saturadas, que generan muchos daños en la salud", propuso.

La especialista indicó que "está comprobado que si recibimos educación alimentaria durante los primeros años de vida, hay mucha más probabilidades de que cuando seamos adultos nos alimentemos mejor".

Hay que dejar de lado la creencia de que lo saludable es desabrido o feo, en especial al momento de recomendarlo a niños y adolescentes. Lamentablemente, la estadística indica que 1 de cada 4 argentinos menores de cinco años tiene problemas de obesidad.

A evitar

"Es necesario dejar de lado alimentos ricos en grasas saturadas, con poca fibra, con azúcares o harinas. Traducido a productos: galletitas rellenas, caramelos, chupetines y otras golosinas, snacks, productos con mucho agregado de sal y productos con glutamato monosódico -que produce adicción-", detalló Cian.

Cinco meriendas nutritivas

Quizás resulta más factible incorporar productos saludables a alimentos elaborados -para almuerzos o cenas-, pero no debemos dejar de lado las meriendas o las colaciones, que son los momentos en los que solemos alimentarnos de peor manera.

Cinco meriendas para la escuela, una para cada día de la semana:

1. Una fruta: la banana aporta fibras, potasio, vitamina B6 y antioxidantes. Es ideal para luego de hacer actividad física. Su sabor y practicidad para llevar en la mochila hace que sea una de las frutas más consumidas del mundo. La manzana también brinda antioxidantes, nutrientes y fibras, además de sus múltiples beneficios para al salud y el bienestar del organismo. Cualquier fruta además de estas dos es recomendable para la merienda.

2. Frutas secas: se puede preparar un mix con almendras, castañas de cajú, nueces y maní. Además se le pueden incorporar pasas de uva o cereales sin azúcar. Aportan altos niveles de energía con proteínas, vitaminas, antioxidantes, potasio,

3. Frutas deshidratadas: se puede encontrar una gran variedad de frutas deshidratadas. Las más comunes son las pasas de uva, pero por lo general se comercializan opciones deshidratadas de todas las frutas. También se puede preparar un mix.

4. Bizcochuelo casero: "una porción de bizcochuelo casero preparado en casa puede ser una buena opción. Más aún si se le incorpora zanahoria rallada o manzana", sugirió Cian.

5. Mix de frutas: se pueden llevar trozadas como una ensalada de frutas en un vaso o recipiente con tapa. Cada ingrediente aporta sus nutrientes y la combinación le da un sabor diferente.

Tomar agua

"Es necesario inculcar desde chicos el hábito de tomar agua, no gaseosa ni jugo. Ni siquiera los jugos de soja. Para darle algo de sabor, otra opción puede ser agua con jugo exprimido de naranja, por ejemplo", remarcó Cian.

"El agua es la única bebida que realmente hidrata y elimina la sed. No es lo mismo hidratarse con agua sola, que con agua más conservantes, edulcorantes, colorantes, acidulantes. Nuestro organismo está preparado para consumir agua y eso hace que funcione mejor el cuerpo", manifestó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate