Gustavo Alfaro fue presentado oficialmente este miércoles como entrenador de Boca en reemplazo de Guillermo Barros Schelotto.

"La vara está muy alta. Boca está obligado a ganar todo lo que juega, tenemos desafíos muy fuertes por delante y hay que cumplirlos. Boca no tiene purgatorio: es cielo o infierno", definió Alfaro en su primera conferencia de prensa como entrenador del "Xeneize".

"No es fácil llegar hasta este lugar. Yo tuve que trabajar 25 años para llegar hasta acá. Cuento con un plantel muy rico, que, más allá de la coyuntura de no haber tenido el final que esperaba, es un plantel que viene de ser dos veces campeón argentino. Es uno de los mejores planteles de Sudamérica. El nivel de exigencias es alto, pero también el nivel de posibilidades", indicó.

Por último, mencionó qué sintió al aceptar la oferta de Boca. "Es una mezcla de orgullo y desafío estar acá. No fue una decisión sencilla de venir a Boca porque hubo muchas sensaciones encontradas dentro mío. Siento que estoy cumpliendo un compromiso que nos pusimos con mi viejo. Yo le prometí que iba a llegar a lo más grande del fútbol argentino y siento que estoy en un lugar muy difícil y lindo.Tengo desafíos fuertes y tengo el compromiso de estar a la altura de Boca", completó.

Respecto a su salida de Huracán, el entrenador indicó: "Consulté la decisión con muchas personas: mi familia, jugadores de Huracán, el presidente de Huracán... No hubo nadie que me diga que no la tome. Pero lo primero que hice fue asesorarme legalmente. Mi vinculación con Huracán se regía con lo que establece en el contrato. Todo lo que no estaba se regía por la ley de contrato. El mío no tenía una cláusula de rescisión".

"No me moví un milímetro de lo que dice la ley.Por eso procedí detrás de todas las situaciones que se desprendían desde el punto de vista legal. Toda mi vida insté a mis jugadores a soñar y a luchar por cosas que parecen imposibles. Ahora me llegó la chance y no puedo decir que no", indicó.

Acto seguido, sacó una hoja y leyó lo que dice el artículo 88 de la Ley de Contrato de Trabajo.

Y siguió: "Decir que sí se caratula como traición. ¿Dónde está mi traición a Huracán?Lo agarré en el puesto 26 de los promedios. Se habían salvado las últimas temporadas en las últimas fechas. Agarré un plantel que estaba enfrentado con la dirigencia. Ojalá a mí me hubiesen traicionado como Gustavo Alfaro traicionó a Huracán. Mi traición fue quizás invitar a soñar a jugadores que estaban en zona de descenso a luchar por lo máximo. Ojalá Argentina fuese un país con más gente exitosa que exitista".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate