Alberto Fernández asistió este viernes a la bajada de una tunelera de AySA del Sistema Agua Sur en Bernal, partido de Quilmes, que permitirá abastecer a más de dos millones y medio de personas. En ese marco, el Presidente habló de “pensar en una Argentina distinta sin las injusticias del presente”.

En el marco de la pandemia de coronavirus, Alberto Fernández habló de la importancia de las actividades esenciales, de las oportunidaes, se refirió a la situación que pasan los barrios vulnerables, en particular Villa Azul: "Cada uno de nosotros somos un habitante más de Villa Azul, de la villa 1-11-14 y de cada barrio popular que hay en Argentina", expresó y agregó que "allí donde hay necesidad, hay derechos que reponer", señaló.

En Bernal, Alberto estuvo acompañado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; la presidenta de Aysa, Malena Galmarini; y la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza.

"La pandemia nos da la posibilidad de poner las cosas en su lugar", sostuvo y se preguntó "¿Cuántas veces vamos a hacernos los distraídos? [...] Justicia es también tener acceso a la educación, a la salud y al agua”.

"¡Basta! Ha llegado la hora de ocuparnos de esa gente, que son nuestros compatriotas, argentinos que luchan en condiciones muy adversas y que les hicieron creer que no tenían méritos ni oportunidades", expresó Alberto desde Bernal.

Por último, dirigiéndose a los argentinos, pidió: "¡No bajemos los brazos! No es hora de rendirse sino con felicidad, alegría y responsabilidad enfrentar el futuro, que es lo que estamos haciendo".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate