Juan Diego Escobar Gaviria está alojado desde el último viernes en la cárcel de Victoria. Sobre el sacerdote pesan cuatro denuncias por "abuso sexual" y "corrupción de menores agravada". Este domingo la Cámara de Apelaciones de Gualeguaychú ratificó la medida dispuesta por la Justicia de Nogoyá, de modo tal que el religioso pasará 20 días en prisión.

"Al cura Escobar Gaviria lo vamos a matar". Las palabras corresponden a un interno de la unidad penal, que se escucharon de fondo mientras José Santiago Osuna, director de la cárcel, hablaba con Telediario. El funcionario policial ratificó que el cura es uno más como cualquiera, y por ende no tiene ningún tipo de trato preferencial: "Tenemos que a tratarlo como al resto de los internos". Indicó que, desde que está allí, se ha dedicado a rezar a leer: "Él ya estuvo alojado. No puede oficiar misas mientras esté preso, porque la propia Iglesia se lo prohíbe".

Si bien Osuna se encargó de dejar en claro que el religioso se maneja con el mismo régimen que el resto de los internos, sí reconoció la relevancia de su figura y de los hechos que se le endilgan: "Es una situación nueva y complicada a la vez, pero tenemos que manejarla. Más que nada por la repercusión mediática".

En la unidad penal residen 120 internos, de los cuales cuatro tienen entre 18 y 21 años. Escobar Gaviria comparte pabellón junto a otros 10 presos, algunos de los cuales estudian y trabajan: "Se dictan talleres de herrería, carpintería, gasista y peluquería. En su caso puntual no, porque está en prisión preventiva y entonces los manejamos como internos en observación".

Comentá y expresate