Una vecina que fue fumigada con agrotóxicos denunció penalmente a la intendenta de la localidad de Cañada de Gómez, provincia de Santa Fe.

Este martes, integrantes de la Multisectorial Paren de Fumigarnos y de la Asociación Civil Capibara Naturaleza, Derecho y Sociedad, acompañaron a Norma Cabrera, la vecina afectada, a dar un paso fundamental en su batalla contra el veneno.

Esto se dio en el marco del ingreso de tres presentaciones escritas ante la Unidad Fiscal local del Ministerio Público de la Acusación, el Departamento Ejecutivo Municipal y el Concejo Deliberante.

Concretamente, Cabrera concurrió a la Fiscalía acompañada por Rafael Colombo, abogado y Director Ejecutivo de Capibara y Carlos Manessi de CEPRONAT y Paren de Fumigarnos, con el fin de presentar una denuncia penal contra la intendenta Stella Maris Clerici por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

“En el mismo escrito fueron denunciados también los señores Jesús Gilberto Mosca y Miguel Aranda, por delito de lesiones, daño agravado por la utilización de sustancias venenosas, contaminación del medio ambiente o atmósfera de un modo peligroso para la salud, agregándose para el caso de Aranda, una denuncia por delito de amenazas contra la señora Norma Cabrera”, indicaron desde el departamento de prensa de la Asociación Civil Capibara Naturaleza, Derecho y Sociedad.

Asimismo, solicitaron que se investigue a las siguientes personas y firmas locales: el Ing. Agro. Horacio Penino, Inspector de la Subdirección General de Agricultura y Sanidad Vegetal del Ministerio de la Producción de la Provincia de Santa Fe, quien, a pesar de recibir denuncias formales ante su dependencia, no tomó ninguna medida en el marco de las competencias y mandatos legales fijados por la Ley Provincial N° 11.273, para resguardar la salud de Norma Cabrera y su familia. El Sr. Carlos Pellegage propietario del inmueble rural arrendado por el Sr. Mosca, donde se llevan a cabo las fumigaciones; y a las firmas LAND AGRO y NOVA S.A., con el fin de verificar y/o constatar posibles incumplimientos o infracciones a la normativa local, provincial y federal en materia de productos tóxicos o residuos peligrosos.

Fumigaciones contra la familia Cabrera

El derrotero de Norma Cabrera y su familia es tan espinoso como preocupante, su vivienda se encuentra enclavada en Av. La Plata al 1700 de Cañada de Gómez. Allí han vivido literalmente una auténtica pesadilla toxicológica y sanitaria.

Las fumigaciones comenzaron en noviembre de 2015 y continúan hasta el día de la fecha. Si bien fueron oportunamente denunciadas ante los organismos competentes, ni el Municipio ni la Fiscalía penal local tomaron intervención o medida alguna a los fines de resguardar la vida y salud de la familia Cabrera como así también prevenir el agravamiento de los daños ya ocasionados sobre la granja familiar y el ambiente, colocando a las víctimas en una flagrante situación de desamparo y denegación de justicia, situación escandalosa para un estado democrático en razón de los derechos humanos fundamentales comprometidos.

“Hemos dado una paso más que importante en la lucha contra las fumigaciones, me juré en su momento no bajar los brazos y luchar por nuestra calidad de vida”, le dijo a ConclusiónNorma Cabrera, quién viene luchando denodadamente contra las fumigaciones ilegales.

Las fumigaciones ocurrieron los días 28 y 29 de noviembre de 2015; el 16 de julio de 2016; 26 de octubre de 2017; 1 de febrero, 30 de julio y 27 de septiembre, de 2018. Las mismas han ocasionado graves daños en la salud de Norma Cabrera, su esposo e hijos, provocando a su vez el fallecimiento de sus animales de granja y la pérdida de sus huertas de hortalizas.

“Nuestra salud se ha deteriorado muchísimo, nuestros animales y vegetales también han sufrido de sobremanera los venenos esparcidos. Por suerte hoy me siento acompañada por el abogado Rafael Colombo, el maravilloso colectivo Paren de Fumigarnos y la prensa digna que siempre y sin dudarlo difundió estos atropellos a los derechos humanos básicos”, sostuvo.

Entre toda la normativa invocada, además del Art. 41 de la Constitución Nacional, los tratados internaciones de Derechos Humanos, las leyes de presupuestos mínimos ambientales a nivel nacional y las leyes ambientales provinciales, el escrito recurre a una disposición vigente a nivel municipal contenida en el art. 1º de la Ordenanza N° 1748/85 que establece: “Dentro de la zona urbana determinada en el Plano Oficial del Municipio y hasta una distancia no menor de 3 (tres) kilómetros de aquella en todos sus rumbos, queda prohibida la elaboración, el fraccionamiento, almacenamiento, mezcla, expendio y aplicación de biocidas en general en todas sus formas, que se empleen en las prácticas agropecuarias e industriales ya sean como herbicidas, fungicidas, acaricias, insecticidas, y toda otra denominación, siendo esta enunciación meramente enunciativa y no taxativa”.

El inmueble de la familia Cabrera se encuentra dentro de la zona urbana de Cañada de Gómez y las fumigaciones se practican, en algunos casos, a escasos 20 metros de distancia de la vivienda, informaron con precisión desde Capibara.

Para concluir, Norma Cabrera expresó cuales serán los pasos a seguir después de esta histórica denuncia penal: “En un plazo de 30 días la intendencia debe contestarnos, imaginamos un verdadero sismo en la ciudad después que se difunda esta noticia. La vida y la salud se defienden, y si aquellos que deberían velar por los mismos se hicieran los desentendidos, la lucha y visibilización los va a exponer con nombre y apellido”.

Fuente: Conclusión.

Comentá y expresate