Frente a los casos que ocurrieron en Paraná y Gualeguaychú de dos familias que padecieron psitacosis –enfermedad infecciosa aguda y generalizada producida por una bacteria que se encuentra en secreciones de pájaros infectados-, el Ministerio de Salud de la provincia, a través de la Dirección de Epidemiología, brindó medidas de prevención para evitar estos casos.

La psitacosis se produce por la bacteria Chlamydophila psittaci, que se encuentra en secreciones de loros, cotorras, papagayos, canarios y palomas, los cuales transmiten la infección a los humanos por medio de la inhalación, ingresando por vías respiratorias y alojándose la bacteria en los pulmones. En ocasiones, la infección puede complicarse y llevar a la muerte si no es tratada a tiempo.

Esta patología es de denuncia obligatoria de acuerdo a la reglamentación de la Ley N° 15.465, en su artículo 4° donde se exige la información de casos cuando el médico asista o haya asistido a un portador, cuando el médico veterinario sospeche de la enfermedad en animales, o cuando el laboratorista o anatomopatólogo haya realizado análisis que comprueben o permitan sospechar la enfermedad.

En Paraná, hubo un brote de esta enfermedad en una familia que se infectó luego de adquirir un pichón de loro, que compraron a un vendedor ambulante en calles Avenida Ramírez y Laurencena, en inmediaciones de la escuela Estrada.

En Gualeguaychú, otra familia enfermó por psitacosis luego de llevar a su casa un loro enfermo que estaba en la vía pública. En ambos casos, los pacientes se presentaron con sintomatología respiratoria en efectores sanitarios y, por la epidemiología de los casos, los médicos recomendaron análisis de laboratorio (muestra de sangre e hisopado respiratorio) para confirmar o descartar la enfermedad.

Es de destacar que en Argentina, la captura, acopio, transporte, compra y venta ilegal de animales silvestres, constituye un delito en todo el territorio a partir de la Ley Nacional de Fauna N° 22.421. La venta ilegal de aves autóctonas se encuentra prohibida en Entre Ríos por la Ley Provincial de Caza N° 4.841.

Transmisión y síntomas

En este marco, desde el Programa de Control de Zoonosis y Vectores, dependiente de la Dirección de Epidemiología de la cartera sanitaria, su responsable, Jerónimo Garcilazo Amatti, explicó: “Las aves enfermas eliminan la bacteria al medio ambiente a través de secreciones oculares y respiratorias, excrementos secos, y polvo de las plumas. Estas mucosidades al secarse permanecen en el aire y son aspiradas por las personas, que de esta forma se infectan”.

Al limpiar las jaulas o acercarse a las aves para alimentarlas es posible inhalar el polvillo de la materia fecal reseca –indicó Garcilazo Amatti-. Se puede producir contagio de una persona a otra, pero no es frecuente. El hombre incuba la enfermedad por un período de 4 a 15 días, luego de que aparezcan los primeros síntomas”.

En cuanto a la sintomatología en los humanos, el profesional señaló: “A veces, la psitacosis puede pasar inadvertida, o presentarse como un aparente estado gripal leve con síntomas predominantemente respiratorios. A esto se le puede agregar dolores musculares, temperatura elevada, tos seca, cefaleas, y hasta causar la muerte del enfermo si no se lo trata correctamente”.

En tanto, la sintomatología en los pájaros es fiebre, decaimiento, plumas erizadas, diarreas, conjuntivitis, falta de apetito, trastornos respiratorios y convulsiones. Casi siempre se produce la muerte del animal si no se lo trata adecuadamente.

“En caso de sospecha de esta patología en las personas, el médico solicita análisis de laboratorio y, si se confirma psitacosis, se indica tratamiento con antibióticos específicos y se reporta a organismos oficiales”, detalló.

Cabe citar que los análisis para descartar o confirmar psitacosis, se recepcionan en el Laboratorio de Epidemiología de la provincia –ubicado en calle Santa Fe 250 – y se envían al Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Dr. Carlos G. Malbrán de Buenos Aires.

Medidas de prevención

Desde el Ministerio de Salud brindaron recomendaciones para no contraer psitacosis: evitar el contacto con aves enfermas; no comprar loros o pájaros en vía pública o en lugares donde no esté certificado su origen; y limpiar las jaulas diariamente -con un papel humedecido con 2 cucharadas de lavandina diluidas en un litro de agua-.

“Hay que respetar el espacio de cada ave y no hacinarlas –sostuvo Garcilazo Amatti-. También, recomendamos no permanecer largos períodos en habitaciones cerradas donde haya este tipo de animales, ni poner aves recientemente capturadas o compradas sin certificado sanitario en jaulas donde ya vivan loros o pájaros”, afirmó el responsable del Programa.

Para adquirir aves, es necesario que sea en locales habilitados y con asesoramiento veterinario, exigiendo un certificado sanitario firmado por el profesional responsable. Asimismo, pedir el comprobante de la compra, dado que en el caso de presentarse psitacosis es posible saber la procedencia y actuar en el comercio.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate