La Justicia de Reino Unido encontró culpable de violación a Shane Baldwin, de 31 años, por abusar de una mujer a la que le había prestado una habitación en su casa para que durmiera luego de una noche de fiesta con amigos.

Durante su interrogación, el vendedor hizo una insólita declaración al asegurar que se había tropezado y caído desnudo sobre la mujer, en mayo de 2017, luego de que la víctima realizara la denuncia, en la que aseguró que despertó durante la madrugada desnuda y en medio del acto de violación.

"Me desperté y vi a Shane encima de mí. Vi su pelo sobre mí. Estaba confundida porque había estado en un sueño profundo. Estaba teniendo sexo conmigo", expresó la mujer.

"Era como si estuviera tratando de no despertarme. Le dije: 'Shane, ¿qué está pasando?'. Luego regresó a su habitación. Fui al baño y sentí náuseas", agregó.

Luego, cuando las pesquisas revelaron que había rastros de su ADN en la ropa interior de la víctima, Baldwin sugirió que su material genético de algún modo fue transferido a través del pijama de la mujer, pero al ser informado de que este escenario es imposible, reconoció haber tenido relaciones sexuales con ella.

Por último, el acusado sostuvo que tuvieron sexo consentido y que decidió mentir a la Policía para no perder a su novia.

Comentá y expresate