Un hombre de San José de Metán, en Salta, denunció que salió un gusano de 15 centímetros de la canilla de su casa. El episodio ocurrió el lunes pasado, pero las autoridades dieron por buena la calidad del suministro.

"En mi casa tengo chicos y siempre toman directamente de la canilla. Sería terrible que se traguen ese animal que está con vida y parece un parásito", advirtió Víctor Hugo Frías, el vecino del barrio 20 de Junio que recolectó el gusano en un frasco.

"Este bicho salió de un caño que está en una pileta de mi casa. Fue el lunes cuando, por suerte, mi hermana estaba juntando agua para regar las plantas y no para beberla", confirmó el hombre al sitio El Tribuno.

Un estudio realizado en abril de este año por profesionales de la Universidad Nacional de Salta y el Conicet determinó que el agua que toman los habitantes de Metán es apta para el consumo humano, aunque está dentro de los valores límites establecidos por la ANMAT.

De acuerdo con el Código Alimentario Argentino, el agua para consumo humano no debe tener sustancias o cuerpos extraños de origen biológico, orgánico, inorgánico o radiactivo en niveles que pongan en peligro la vida, y debe ser incolora, inodora, límpida y transparente.

Pero en algunas de las 7 muestras tomadas en abril el agua era turbia, y en el caso de la casa de Frías, también contenía un polizón de 15 centímetros extremadamente fino y que "parece un parásito", como lo describió el hombre.

Metan está ubicado entre el Río de las Conchas y el Metán, y desde Aguas del Norte, la empresa proveedora del servicio, aseguraron que hay dos proyectos para mejorar la calidad del abastecimiento, una en cada cauce.

Fuente: Minuto Uno.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate