Una madre se llevó una increíble sorpresa cuando abrió el cajón de su hija en su velorio y descubrió que no era ella. El insólito episodio lo vivieron los familiares de dos jóvenes que perdieron la vida tras volcar el auto en el que viajaban.

El hecho ocurrió en las afueras de Córdoba capital, cuando la empresa fúnebre a cargo del velatorio de ambas jóvenes confundió los cuerpos de las víctimas, en un error lamentable.

Las chicas, identificadas como Candela Bonaldi Martínez y Eliana Benítez de 21 años, fallecieron después de haber sufrido graves heridas por el vuelco del automóvil en el que viajaban. El accidente ocurrió en la avenida Circunvalación, a la altura del barrio Hogar Clase Media, en la zona noroeste de Córdoba capital. El siniestro dejó dos víctimas fatales, mientras que los otros tres jóvenes que también iban en el auto sufrieron graves lesiones.

Las familias de ambas jóvenes decidieron velarlas en la misma funeraria, pero en horarios diferentes y después serían trasladadas a diferentes cementerios. De acuerdo a la información expresada por los familiares, la empresa Caruso, a cargo del servicio fúnebre confundió los féretros. La equivocación fue que dejaron en la sala reservada para la familia Benítez el cuerpo de Candela, y viceversa.

Un integrante de la familia Benítez afirmó: “en la morgue me dijeron que el cuerpo de mi hermana estaba bien y que íbamos a poder velarla a cajón abierto", pero a pesar de esto, unas horas después llamaron de la empresa funeraria para avisarle que el cuerpo de su hermana "estaba muy golpeado y que sugerían que (el velatorio) fuera a cajón cerrado".

Los funerales de ambas jóvenes transcurrieron con algo de normalidad, pero poco antes de finalizar, la familia Benítez se acercó a darles el pésame a los Bonaldi y en ese momento, la madre de Candelales expresó sus dudas sobre a quién le pertenecía el cuerpo que estaba en el cajón que correspondía, supuestamente a su hija.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate