El Banco Central está dispuesto a hacer cumplir las restricciones que impuso a la compra de dólares. La entidad monetaria que conduce Guido Sandleris comenzó a abrir los primeros sumarios a aquellas personas que hayan comprado más de US$10.000, el límite establecido en el Decreto de Necesidad y Urgencia 609/2019 publicado en el Boletín Oficial y firmado por el presidente Macri cuando implantó la nuevas condiciones cambiarias.

Según explicaron fuentes oficiales a La Nación, en caso de que la persona hubiera superado ese límite en el mismo banco o entidad financiera (por ejemplo, casas de cambio), el sumario se abrirá para ambos. En cambio, si el monto se extralimitó, pero la compra se realizó en dos firmas distintas, la apertura del expediente será solo para la persona física.

Este último caso fue el más común, ya que una misma persona puede tener cuentas en distintos bancos y no se requería una autorización previa para realizar la operación.

También están siendo investigados quienes hayan superado la compra de US$1000 en efectivo, tal como dispone la nueva reglamentación. Tanto entidades financieras como personas particulares están siendo notificadas entre hoy y mañana, según pudo saber La Nación.

Respecto del marco legal, en todos estos casos, la norma que se está violando es la Ley de Régimen Penal Cambiario 19.359 y las facultades del Banco Central para abrir estos sumarios y elevar los casos al fuero penal están dadas en el mismo DNU publicado el 1° de septiembre.

Por el momento el Banco Central no confirmó la cantidad de personas o entidades que fueron alcanzadas en esta primera etapa.

El castigo inmediato es el bloqueo del CUIT sumariado y es el propio Banco Central quien, de ser pertinente, elevará el caso al fuero penal. Además, la base de datos que surge de esta investigación es compartida con la AFIP y la UIF (Unidad de Información Financiera) para interconectar datos y evaluar si hubo otros delitos.

Desde el BCRA aclararon, sin embargo, que se analizará caso por caso. Si el ahorrista se excedió por poco, puede haber un tema cambiario o margen de error, pero en caso de que la diferencia sea grande, deberá dar explicaciones.

Por su parte, los bancos dicen haber actuado conforme a la ley. Desde una de las entidades privadas más relevantes del sector, ante la consulta de La Nación, dijeron que controlan que los clientes no compren más de US$10.000 a través de sus sistemas, auditorías internas y la oficina de compliance. "No tendría que pasar. En los bancos grandes es casi imposible que suceda, pero en uno chiquito puede ser y tendrá un sumario. Lo que no podemos controlar es lo que hace el cliente si tiene [cuentas en] otros bancos. Esa información la tendrá el Banco Central", afirmaron.

En tanto, desde otro banco privado, dijeron que los clientes firman una declaración jurada en la que se comprometen a respetar el límite de US$10.000 y ellos constatan que no compren más allá de ese tope, pero coincidieron en que no pueden verificar si el ahorrista adquiere dólares en otras entidades.

Comentá y expresate