El diputado nacional Daniel Lipovetzky (PRO), quien fue el responsable de la conducción de los debates sobre interrupción voluntaria del embarazo en el plenario de comisiones, lamentó la “presión” de grupos religiosos y antiabortistas sobre los legisladores que se declaran “indecisos”.

“Sí, hay mucha presión, sobre todo en el interior”, afirmó en declaraciones a radio La Redreproducidas por Parlamentario.

“Uno lo lamenta; porque lo que uno no entiende tanto es por qué un diputado puede cambiar su posición por la presión”, agregó.

En este sentido, a favor de la legalización y despenalización del aborto, opinó que el proyecto “mejora la salud pública de las mujeres argentinas” y que “eso ha quedado demostrado en el debate”, con las exposiciones del ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, y de dos exfuncionarios también a cargo del área, Ginés González García y Daniel Gollán.

El titular de la Comisión de Legislación General se declaró “optimista” de cara a la discusión en el recinto, aunque pronosticó una “votación muy ajustada”.

“Creo que quedó un proyecto de consenso muy importante, interesante, muy bueno”, señaló sobre la iniciativa que se firmará el martes.

Asimismo, Lipovetzky informó que la sesión del próximo miércoles arrancará “seguramente a la 11” y se calculan “20 horas” de debate.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate