Transcurría la madrugada del sábado pasado en la ciudad de Posadas cuando de repente un ruido extraño en otro sector de la casa la despertó. Empezó a recorrer el lugar para saber qué ocurría. Lo primero que pensó fue que se trataba de un ladrón e inmediatamente se dirigió a la habitación de su hija.

Al entrar, vio que en la cama de la nena de 11 años no había nadie y la desesperación creció. Sin perder tiempo, y aún escuchando aquellos ruidos que habían interrumpido su descanso, abrió la puerta del tercer dormitorio y se encontró con lo peor: su marido de 42 años estaba desnudo, encima de la menor y abusando sexualmente de ella.

El violador apenas pudo vestirse al ser sorprendido y escapó después de tratar que su mujer no hiciera la denuncia. Un familiar de la menor avisó a la Policía y algunas horas después detuvieron al hombre mientras caminaba por una esquina del barrio Giovinazzo, en la zona sur de la capital misionera. En ese momento, la madre de la víctima amplió la acusación ante la Comisaría de Mujer de Itaembé Miní y fue en ese momento que se conocieron más detalles del horror al que la nena de 11 había sido sometida.

Después de que la situación saltó a la luz, la menor (una de las cuatro hijas que tienen en común) se quebró ante su mamá y reveló que fue violada en reiteradas oportunidades por el papá. Según el relato, la despertaba siempre en horas de la madrugada y la llevaba a la habitación para cometer los abusos. Incluso le decía que no debía contar nada de lo que sucedía porque eso molestaría a su madre.

Ahora, la Justicia ordenó que la víctima declare en Cámara Gesell para conocer aún más detalles de lo hecho por el violador. Además, decomisaron algunas prendas de la víctima y las sábanas de la cama donde ocurrió el episodio. En la causa intervino el juez de Instrucción César Yaya.

Comentá y expresate