La fiesta había sido convocada por una adolescente a través de las redes sociales. Así llegaron otro montón de chicos la madrugada del domingo hasta la casa de la calle 616 entre 3 y 4 de la ciudad de La Plata, pero la encontraron cerrada y en absoluto silencio. Entonces se desató la locura.

La primera en abrir la puerta, según la reconstrucción que pudo hacerse en base al relato de los testigos, fue la mamá de la supuesta anfitriona. De mala manera, la mujer le habría pedido al grupo de entre 20 y 30 adolescentes que se había reunido afuera de su casa, que se retiren de allí.

Fue en ese punto que los jóvenes se dividieron y mientras que algunos se fueron caminando tranquilamente, otros respondieron con piedrazos. Pasaron apenas unos cuantos segundos antes de que empezaran a escucharse los tiros y dos chicas resultaran heridas.

Todos los testimonios coincidieron en apuntar al padre de la dueña de casa. Lo habrían visto salir a disparar en contra del grupo con una pistola o una carabina. El hombre, que fue acusado por el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta de los delitos de abuso de arma y lesiones, escapó antes de que la Policía llegara y, si bien todavía no se ordenó su detención, la medida podría dictarse en las próximas horas y declararlo prófugo.

Según TN, las chicas baleadas tienen 15 años y viven a nueve cuadras del lugar en donde presuntamente se iba a hacer la fiesta. Una de ellas recibió un impacto que le abrió un orificio de entrada y de salida a la altura del gemelo izquierdo, mientras que a la otra la bala le quedó alojada debajo de la rodilla izquierda y tuvo que ser hospitalizada, aunque se encuentra fuera de peligro.

Comentá y expresate