Hoy se cumplen 50 años del lanzamiento del Apolo 11, la misión espacial tripulada por tres astronautas que cumplió el objetivo de pisar la Luna por primera vez en la historia. La nave fue impulsada por un cohete Saturno V desde la plataforma LC 39A y lanzada a las 9.32 (hora local) desde el comlejo de cabo Kennedy en le estado de Florida.

La tripulación del Apolo 11 estaba compuesta por el comendante de Neil Armstrong(38 años y comandante de la misión), Edwin Aldrin (39 y piloto del LEM) y Michael Collins (38 y piloto del módulo de mando), y la denominación de las naves fueron Eagle para el módulo lunar y Columbia para el módulo de mando.

La misión se llamó AS-506 y fue un anhelo de los estadounidenses llegar a la luna antes que los soviéticos, en lo que se denominó la "carrera espacial". Pero para llegar al despegue, los astronautas primero pasaron por la última revisión médica, el desayuno el estudio de la trayectoria que tendrá la nave hacia la Luna.

Ya con los trajes y la escafandra puestos, lo siguiente será prezurizar los trajes en el lanzamiento, inflados con oxígeno puro para eliminar rastros de nitrógemo que puedan formar burbujas en su sangre, cuando disminuya la presión en el interior de la nave, y poder respirar si es que la cabina se desprezuriza por accidente.

Sobre la plataforma 39 A se encuentra el Saturno V, con 110 metros de altura y 2.800 toneladas de peso, que esperaba el ingreso de los astronautas por medio de un ascensor. Ya en el interior de la mole de acero, los astronautas ocupan sus lugares respectivos y entre 400 interruptores comienza el sueño del hombre.

El cierre de las escotillas trajo una suerte de adrenalina y expectativa por lo que se iba a vivir, y en el exterior de la nave, millones de personas en todo el mundo veían lo ocurrido por televisión. Además, miles se acercaron hasta las afueras del cabo Kennedy para seguir las alternativas del lanzamiento.

La cuenta regresiva dio el puntapié inicial y con ella el rugido de los motores del Saturno V ensordecían cada vez más a todos. Las llamaradas naranjas parecían dar el OK para que la aventura diera rienda suelta y desde el Centro de Control del Lanzamiento, los nervios se acrecentaron a cada segundo para seguir el despegue.

A las 9.32, el hombre comenzó su viaje hacia el sueño eterno de conquistar la Luna, algo que se confirmó cuatro días más tarde, cuando Armstrong pisó el satélite natural de la tierra.

Embed
amstrong.jpg
luna 2.jpg
luna 3.jpg
luna 4.jpg

Comentá y expresate