El juez de Garantías Mauricio Mayer dictó este mediodía 30 días de prisión preventiva para Raúl Figueroa, el taxista de 54 años sospechado de la desaparición de Theresia Pinter, la anciana de 78 años de la que nada se sabe desde el 16 de diciembre de 2019, cuando viajó de La Paz a Paraná para cerrar una cuenta y retirar 11.400 dólares.

Figueroa fue la última persona que la vio con vida aquel día cuando la trasladó en su taxi, situación que quedó filmada por las cámaras de seguridad de una entidad bancaria de calle Monte Caseros.

Al ser consultado sobre estas circunstancias, el taxista no solo mintió sobre el destino de Theresia o la presencia de una supuesta tercera persona que nunca se ve en las filmaciones, sino que además ahora un testigo reveló que en aquella fecha "andaba con 1.000 dólares encima, queriendo cambiarlos" y también realizó remodelaciones en su vivienda, según aseguró el fiscal del caso, Juan Francisco Ramírez Montrull.

Las pruebas y los argumentos convencieron al juez Mayer, que concedió la prisión preventiva que el fiscal solicitó, la que Figueroa deberá cumplir en la Unidad Penal N° 5 de Victoria, ya que tiene conflictos con reclusos de la cárcel de Paraná.

Si bien la defensa del taxista solicitó que su defendido fuera ingresado en el Hospital Escuela de Salud Mental, el supuesto antecedente de atención psiquiátrica planteado no pudo ser corroborado y el juez no dio lugar al pedido.

Los primeros 14 días, Figueroa deberá estar aislado en una celda individual, debido a la necesidad del cumplimiento de una cuarentena por la situación de pandemia. Tras ello, cumplirá el resto de los días de preventiva en el pabellón destinado a los reclusos procesados, mientras avanza la investigación tendiente a esclarecer qué sucedió con Theresia Pinter.

Embed

Comentá y expresate